Memorias de África
Isak Dinesen

Memorias , ,

Memorias de África

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Crónica disponible en Español


«Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong». Como todos los libros inmortales, éste de Isak Dinesen lo es desde la primera línea. Los recuerdos africanos de la danesa Karen Blixen, de soltera Karen Christentze Dinesen nos deslumbr ...
Compra el libro en papel por   18.46 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Memorias de África


Escrito por: Isak Dinesen

Traducido por: Javier Alfaya Bula

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: No Ficción

Género: Crónica

Temas: Memorias , ,

Número de páginas: 294

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1937

Editorial: Alfaguara

EAN: 8420490784

ISBN: 9788420407463




SINOPSIS:

«Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong». Como todos los libros inmortales, éste de Isak Dinesen lo es desde la primera línea. Los recuerdos africanos de la danesa Karen Blixen, de soltera Karen Christentze Dinesen nos deslumbran en Memorias de África. Aventurera colonial, Isak Dinesen, va a adquirir con la fortuna familiar una plantación de café en Kenia, no lejos de la capital, Nairobi. Estamos en el año 1912 y una mujer no puede andar por el mundo sin un marido, de modo que Isak Dinesen pacta casarse con el barón Bror Blixen, a quien no ama. La boda se celebrará en Mombasa recién llegada Karen Dinesen al África británica para convertirse en la baronesa Blixen. El matrimonio se saldó pronto con una enfermedad venérea que arrastrará la escritora durante toda su vida, lo que no fue obstáculo para que entrase en escena el explorador inglés Denys Finch-Hatton, que moriría trágicamente. Con Finch-Hatton compartirá Dinesen además de la pasión, en la tradición oral del continente negro y para él inventará muchas de sus historias. «Denys, que vivía principalmente a través del oído, prefería escuchar un cuento a leerlo; cuando llegaba a la granja me preguntaba: ¿Tienes algún cuento?», escribirá en sus memorias. Durante los últimos años en Dinamarca, en la casa familiar de Rungstedllund, conservaba en su cuarto un mapa de la granja de Ngong Hills y una fotografía de su amor muerto, Finch-Hatton. Todas las noches miraba el mapa y la fotografía, abría la puerta del jardín que daba al sur y se quedaba allí quieta, de regreso a África.

Preview de libro



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas