El cazador sordo
James McClure

Policial , ,

El cazador sordo

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


La víspera de Navidad, el teniente Tromp Kramer investiga en uno de los mejores barrios residenciales de Trekkesrburgo, en Sudáfrica, el asesinato de un blanco católico, muy piadoso. Apenas iniciadas las pesquisas, le trasladan a otro caso, un simple ...
Compra el libro en papel por   18.9 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El cazador sordo


Escrito por: James McClure

Traducido por: Susana Carral Martínez

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 179

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1974

ISBN: 9788494094071




SINOPSIS:

La víspera de Navidad, el teniente Tromp Kramer investiga en uno de los mejores barrios residenciales de Trekkesrburgo, en Sudáfrica, el asesinato de un blanco católico, muy piadoso. Apenas iniciadas las pesquisas, le trasladan a otro caso, un simple accidente de tráfico con una víctima. El asesinato del beato pasa a su compañero el sargento zulú Mickey Zondi. ¿Por qué separan a Kramer y a Zondi? ¿Qué misterio oculta esta sucesión de extrañas casualidades? El cazador sordo, inédita hasta ahora en español y tercera novela de la excepcional serie policíaca escrita por James McClure, vuelve a poner el dedo en la llaga del apartheid. Un ritmo apasionante que destroza todos los convencionalismos del género.

CITAS:
  • Con la primera nota del chelo llegó al pecho la bestial puñalada que lo arrojó de espaldas contra la mesa. Ya daba igual: sólo pudo despatarrarse sobre el vaso roto e intentar decir algo. Por ejemplo, un avemaria.
  • «!Bulala! ¡Bulala! La palaba zulú que equivale a ¡matadlo! Una vez pronunciada actuaba como el conjuro que desterraba el miedo y lo sustituía por una sed de sangre tan salvaje que sólo las balas eran capaces de detenerla... si se tenían suficientes. Zondi tenía cuatro».





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas