Las llaves de San Pedro
Roger Peyrefitte

Histórico , ,

Las llaves de San Pedro

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Las llaves de San Pedro sacude lo que se juzgó inconmovible: la sociedad eclesiástica que, abroquelada en tradiciones dos veces milenarias, rige desde la Ciudad Eterna los destinos de una Iglesia que abarca todos los ámbitos de la tierra y se ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Las llaves de San Pedro


Escrito por: Roger Peyrefitte

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Histórico , ,

Número de páginas: 349

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1953




SINOPSIS:

Las llaves de San Pedro sacude lo que se juzgó inconmovible: la sociedad eclesiástica que, abroquelada en tradiciones dos veces milenarias, rige desde la Ciudad Eterna los destinos de una Iglesia que abarca todos los ámbitos de la tierra y se revela a prueba de siglos y de cambios.

En 1953, Las llaves de San Pedro, donde Peyrefitte se burla del papa Pío XII, fue un escándalo. Es verdad que hay múltiples alusiones veladas a la supuesta homosexualidad del Sumo Pontífice (o al menos a aquellas a las que él mismo se prestaba), pero este tratamiento velado del tema era justamente parte de un juego que ”por otra parte”, le atraía más lectores. Un claro ejemplo de esto (bastante atrevido por cierto) es un pasaje donde muestra a Pío XII despojándose de sus vestimentas a la manera de una hermosa mujer. Peyrefitte, al principio, llama al papa «Su Santidad», lo que le permite a continuación y siempre que se refiere al papa utilizar el pronombre femenino «Ella» para el resto de la narración (porque «Santidad» es femenino).

Y termina con esta frase en la que Pio XII recupera instantáneamente el género masculino: «Sin duda ¿querría él poner un término a este desvestirse?, ¿Él, que no tenía límites?». François Mauriac (miembro de la Academia Francesa desde 1933 y Premio Nobel de Literatura en 1952) amenazó con dejar L'Express si este semanario continuaba haciendo publicidad de este libro. El enfrentamiento entre los dos escritores se exacerbó aún más cuando se difundió el film «Las amistades particulares» y culminó con una muy agresiva carta abierta publicada por Peyrefitte que no dudó en poner en tela de juicio del gran público las costumbres de homosexual no asumido de Mauriac y tratarlo de Tartufo (es decir de hipócrita).

CITAS:
  • Iban a quitarse sus ornamentos en la vasta capilla Corsini.
    En esto se le acercó un canónigo francés del reverendísimo capítulo de la basílica. Este personaje no se parecía en nada al beneficiario de San Pedro que, durante el Año Santo, abordaba a mozalbetes, seminaristas y marinos para acariciar o apretar con fruición algunas partes de sus cuerpos.
    ”Huya de esta multitud y venga conmigo a desvestirse a la sacristía de los canónigos ”le dijo.
    El abate temía conocer los motivos de tanta amabilidad.
  • El abate se quitó su manípulo, su amito, su alba y su cordón, que no era el de Santo Tomás de Aquino, y el canónigo lo entregó todo a aquellos efebos barredores, que nada tenían de secretos. Luego llevó al joven mas dotado a un vasto corredor, donde nadie barría. Su voz firme, su actitud rígida y su clara mirada detrás de los lentes se le advertía prisionero de un estrecho horizonte de deseos.


Preview de libro



Deja un comentario



Captcha

Información y reglas