Nadie nada nunca
Juan José Saer

Policial , ,

Nadie nada nunca

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Si la literatura funda zonas, esos «lugares» de Saer estan maravillosamente condensados en Nadie nada nunca.
¿Qué discurso da cuenta de la complejidad de lo real? ¿Cuántas versiones de una historia son posibles?
En un rincón junto ...
Compra el libro en papel por   15.96 €

Pedido rápido de Paypal

Envío: 4,5 €


Puedes comprarlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: Nadie nada nunca


Escrito por: Juan José Saer

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 149

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1980

ISBN: 9788415539728




SINOPSIS:

Si la literatura funda zonas, esos «lugares» de Saer estan maravillosamente condensados en Nadie nada nunca.
¿Qué discurso da cuenta de la complejidad de lo real? ¿Cuántas versiones de una historia son posibles?
En un rincón junto al río, unos hombres asocian imágenes y recuerdos, entre un atardecer sofocante y una mañana que no llega. La rememoración y la premonición de un crimen propician los rituales cotidianos, cuya repetición esconde la violencia y el horror. Un asesino de caballos asola desde hace meses la región. El relato fluye y refluye como la corriente del río, del tiempo y de la memoria entre mito e historia, sensualidad y política, suspenso y reflexión.
Tiempo y espacio son categorías privilegiadas en Nadie nada nunca; los personajes de El limonero real reaparecen, lateralmente, creando un sistema de cierta percepción de la realidad; la representación del lenguaje, el relato que se diluye, la reflexión sobre el acto de la escritura instalan algunas claves de esta novela donde la persistencia del arte de narrar señala a uno de los más grandes escritores argentinos.

CITAS:
  • Hay un silencio muy grande que rodea la casa, e incluso la región. Si alguna voz se alzara en medio del silencio hirviente en el que no hay ni siquiera susurros o crujidos, ni siquiera el estridor mismo del calor ni los chirridos de la rueda lenta del mediodía, llegaría hasta ahí como acolchada, como exangüe.
  • ...observa al caballo.
    ”Me da lástima ”dice.
    ”¿A pesar del vergón que tiene, el muy hijo de puta? ”dice el Gato.
  • ...lo único cierto era que estaban asustados, aterrorizados más bien, como si hubiesen visto algo esa noche, algo inesperado, terrible, que los hubiese sacado para siempre de su inocencia.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas