El cadáver imposible
José Pablo Feinmann

Policial , ,

El cadáver imposible

eBook ofrecido por Playster
¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Seducir, deslumbrar, engañar: ése es el objetivo de un narrador desquiciado decidido a convencer a un editor para publicar su obra en una nueva colección de policiales. Para cumplir su cometido, el exaltado escritor no escatimará sangre, crímenes ni ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


5€ Gratis en Amazon con Fintonic




Enlaces para su descarga
Nombre: El cadáver imposible


Escrito por: José Pablo Feinmann

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Policial , ,

Número de páginas: 81

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1992




SINOPSIS:

Seducir, deslumbrar, engañar: ése es el objetivo de un narrador desquiciado decidido a convencer a un editor para publicar su obra en una nueva colección de policiales. Para cumplir su cometido, el exaltado escritor no escatimará sangre, crímenes ni mutilaciones. La novela se abre con una niña asesina quien, luego de apuñalar accidental pero salvajemente a su madre y su amante, es recluida en un reformatorio en el que la carrera de muertes continuará por caminos inconcebibles.
Parodia bizarra de la novela de horror y del género policial y de suspenso, El cadáver imposible atraviesa felizmente el límite de las verosimilitudes para ofrecer un relato tan macabro como delirante que mantendrá en vilo al lector hasta la última página. Una obra única de José Pablo Feinmann que se presenta como una vuelta de tuerca humorística y perspicaz dentro de su excepcional narrativa.

CITAS:
  • Sobre ella, sobre su madre, se agita un hombre. Un hombre a medio vestir. Un monstruo agresivo, despiadado, que se obstina en herir a su madre entre las piernas. Allí, de donde parece surgir todo el dolor del mundo.
  • ”Este hombre ”dice” ha muerto en el cumplimiento de su deber. No era valiente, no era inteligente, no era muchas cosas más. Pero era, creo, un hombre bueno. Que Dios lo reciba y perdone sus pecados, que, como sus talentos, nunca fueron muchos.
  • Cuando el terror se desata, los que callan son tan culpables como los que matan.





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas