El asco
Horacio Castellanos Moya

Drama , Realista

El asco

eBook ofrecido por Playster ¡libros ilimitados!

Novela disponible en Español


Tras dieciocho años de exilio voluntario en Canadá, Edgardo Vega se ve obligado a regresar a El Salvador para acudir al entierro de su madre. Ya el viaje, «una espeluznante travesía», se le hace insoportable, y sus compatriotas, que le resultan repul ...

Puedes comparlo a través de tiendas externas


Por ser cliente de BANKINTER-COINC le regala un 4% de sus compras en   Y una tarjeta regalo con 25€ en saldo

SUSCRÍBASE EN 5 MINUTOS

Para obtener el descuento, cree su cuenta e introducir el código 17COINC55620 en el campo “Código Promocional” del formulario de registro.






Enlaces para su descarga
Nombre: El asco


Escrito por: Horacio Castellanos Moya

Tipo de documento: EPUB   

Tipo: Ficción

Género: Novela

Temas: Drama , Realista

Número de páginas: 54

Idioma del fichero: Español

Año de publicación: 1997




SINOPSIS:

Tras dieciocho años de exilio voluntario en Canadá, Edgardo Vega se ve obligado a regresar a El Salvador para acudir al entierro de su madre. Ya el viaje, «una espeluznante travesía», se le hace insoportable, y sus compatriotas, que le resultan repulsivos, provocan en él una ansiedad que no le abandonará hasta que se marche del país. Todo esto se lo cuenta de manera torrencial a Moya, antiguo compañero de colegio con quien, durante su estancia, sale a tomar unas copas y quien, posteriormente, reproducirá el brutal monólogo de Edgardo Vega. En efecto, Vega, que siente un profundo desprecio hacia El Salvador, arremete contra todo: contra el papel de la Iglesia en la sociedad, contra la incultura, la política y los políticos, e incluso contra su propia familia... Sin dejar títere con cabeza, vomita sus críticas de modo despiadado, hasta el punto de que su discurso, y él mismo, se identifican con el lúcido e implacable escritor Thomas Bernhard.

CITAS:
  • Ninguno de los que se decían mis amigos apareció cuando mi vieja se murió, sólo vos, Moya, pero quizás haya sido mejor, porque en realidad ninguno de mis compañeros de colegio fue mi amigo, ninguno volvió a verme luego que acabamos el colegio, mejor que no hayan aparecido, mejor que al velorio de mi mamá no haya llegado ninguno de mis excompañeros, excepto vos, Moya, porque odio los velorios, odio tener que estar recibiendo condolencias, no hallo qué decir, me molestan esos desconocidos que llegan a abrazarte y se sienten como tus íntimos nada más porque tu madre ha muerto...





Deja un comentario



Captcha

Información y reglas